Buen ambiente en Congreso para reforma a voto nominal

ALEXANDRA_MORENOLa parlamentaria Alexandra Moreno Piraquive (Mira), segunda vicepresidente del Senado, indicó que hay algunos asuntos de trámite en el Congreso que son menores, que no requerirían del voto nominal. Sin embargo, sobre el proyecto de ley, dijo que presenta algunas inconsistencias en asuntos “que definitivamente creo que obligatoriamente deben ser por voto nominal. La senadora señaló: “Yo creo que los actos legislativos por su misma importancia no se pueden votar a pupitrazo”.
elnuevosiglo

Por Gabriel Sonny Cubillos
Periodista de EL NUEVO SIGLO
HACER MÁS ágiles y productivas las sesiones, están entre los retos que se han propuesto las mesas directivas de Senado y Cámara elegidas para esta primera legislatura. En este propósito una de las iniciativas más importantes consiste en establecer algunas excepciones al voto nominal, por considerar que aplicado a todas las decisiones que deben tomar los congresistas quita demasiado tiempo.
Un proyecto en ese sentido, el número 28 de 2010, fue radicado por la Mesa Directiva de la Cámara. La iniciativa contempla excepciones al voto nominal en trámites como la  aprobación del orden del día y las propuestas de cambios, modificaciones o alteraciones del mismo.
También a las consideraciones y aprobación de actas de sesiones, de corrección de vicios subsanables de procedimiento, la suspensión o prórroga de la sesión y  la declaratoria de sesión permanente.
El proyecto en mención establece que el artículo 129 de la Ley 5ª de 1992 (Ley del Congreso) quedará así en cuanto a la votación ordinaria: “se utilizará para los casos señalados en este artículo y se efectúa dando los congresistas, con la mano, un golpe sobre el pupitre. El Secretario informará sobre el resultado de la votación, y si no se pidiere en el acto la verificación, se tendrá por exacto el informe”.
En su artículo tercero señala que “toda ponencia o proposición que proponga archivar o negar un proyecto será debatida por las comisiones constitucionales o la plenaria de la respectiva Corporación y la proposición correspondiente será votada al final del debate sobre su procedencia.
Si el ponente o ponentes proponen debatir el proyecto, se procederá en consecuencia sin necesidad de votación de la proposición con  la cual termina el informe de su ponencia”.
El voto nominal fue establecido por la Reforma Política del año 2009 con el fin de hacer más transparente la labor legislativa, sin embargo desde su implementación, el año anterior, la medida ha sido blanco de críticas al algunos considerar que toma demasiado tiempo, pues cada vez que sea necesario hay que llamar a lista para que el congresista vote.
Sobre el particular la parte motiva del proyecto señala que “desde la introducción de esta reforma constitucional y al no consagrarse  las excepciones, ha resultado evidente la congestión a que el trabajo legislativo ha sido sometido, principalmente en la actividad de las plenarias, que se ven forzadas a efectuar llamados a lista interminables a parlamentarios para todos los asuntos que requieren la toma de una decisión y muchos de  esos asuntos no tienen la importancia debida, ni una relación propia con las finalidades misionales del Congreso, pero sí obstaculizan su fluido funcionamiento, generando distorsiones en la imagen de la institución y bajísima productividad y demoras irracionales en el estudio y aprobación de la leyes y actos legislativos”.
Observaciones a la iniciativa
Si bien parece existir buen ambiente en el Congreso en cuanto a la necesidad de establecer excepciones al voto nominal y a pesar de que la iniciativa fue radicada en la secretaría de Cámara el pasado martes, ya hay observaciones sobre la misma.
La parlamentaria Alexandra Moreno Piraquive (Mira), segunda vicepresidente del Senado, indicó que hay algunos asuntos de trámite en el Congreso que son menores, que no requerirían del voto nominal; sin embargo sobre el proyecto de ley dijo que presenta algunas inconsistencias en asuntos “que definitivamente creo que obligatoriamente deben ser por voto nominal. En el numeral 17 del artículo segundo del proyecto de ley se exime de la votación nominal cuando existe unanimidad de una ley y de un acto legislativo. Yo creo que los actos legislativos por su misma importancia no se pueden votar a pupitrazo”.

Por su parte Álvaro Ashton, vocero liberal en Senado, dijo que no se pronunciará sobre el proyecto hasta no conocerlo a fondo, aunque coincidió en que hay asuntos menores que no requerirían voto nominal.
Sin embargo la iniciativa propone que la consideración y aprobación del orden del día sea votada de forma ordinaria, en lo que Ashton no coincide porque, dijo, “el orden del día no es menor y debe tener votación nominal”.

Por Gabriel Sonny Cubillos
Periodista de EL NUEVO SIGLO
Hacer más ágiles y productivas las sesiones, están entre los retos que se han propuesto las mesas directivas de Senado y Cámara elegidas para esta primera legislatura. En este propósito una de las iniciativas más importantes consiste en establecer algunas excepciones al voto nominal, por considerar que aplicado a todas las decisiones que deben tomar los congresistas quita demasiado tiempo.
Un proyecto en ese sentido, el número 28 de 2010, fue radicado por la Mesa Directiva de la Cámara. La iniciativa contempla excepciones al voto nominal en trámites como la  aprobación del orden del día y las propuestas de cambios, modificaciones o alteraciones del mismo.
También a las consideraciones y aprobación de actas de sesiones, de corrección de vicios subsanables de procedimiento, la suspensión o prórroga de la sesión y  la declaratoria de sesión permanente.
El proyecto en mención establece que el artículo 129 de la Ley 5ª de 1992 (Ley del Congreso) quedará así en cuanto a la votación ordinaria: “se utilizará para los casos señalados en este artículo y se efectúa dando los congresistas, con la mano, un golpe sobre el pupitre. El Secretario informará sobre el resultado de la votación, y si no se pidiere en el acto la verificación, se tendrá por exacto el informe”.
En su artículo tercero señala que “toda ponencia o proposición que proponga archivar o negar un proyecto será debatida por las comisiones constitucionales o la plenaria de la respectiva Corporación y la proposición correspondiente será votada al final del debate sobre su procedencia.
Si el ponente o ponentes proponen debatir el proyecto, se procederá en consecuencia sin necesidad de votación de la proposición con  la cual termina el informe de su ponencia”.
El voto nominal fue establecido por la Reforma Política del año 2009 con el fin de hacer más transparente la labor legislativa, sin embargo desde su implementación, el año anterior, la medida ha sido blanco de críticas al algunos considerar que toma demasiado tiempo, pues cada vez que sea necesario hay que llamar a lista para que el congresista vote.
Sobre el particular la parte motiva del proyecto señala que “desde la introducción de esta reforma constitucional y al no consagrarse  las excepciones, ha resultado evidente la congestión a que el trabajo legislativo ha sido sometido, principalmente en la actividad de las plenarias, que se ven forzadas a efectuar llamados a lista interminables a parlamentarios para todos los asuntos que requieren la toma de una decisión y muchos de  esos asuntos no tienen la importancia debida, ni una relación propia con las finalidades misionales del Congreso, pero sí obstaculizan su fluido funcionamiento, generando distorsiones en la imagen de la institución y bajísima productividad y demoras irracionales en el estudio y aprobación de la leyes y actos legislativos”.
Observaciones a la iniciativa Si bien parece existir buen ambiente en el Congreso en cuanto a la necesidad de establecer excepciones al voto nominal y a pesar de que la iniciativa fue radicada en la secretaría de Cámara el pasado martes, ya hay observaciones sobre la misma.
La parlamentaria Alexandra Moreno Piraquive (Mira), segunda vicepresidente del Senado, indicó que hay algunos asuntos de trámite en el Congreso que son menores, que no requerirían del voto nominal; sin embargo sobre el proyecto de ley dijo que presenta algunas inconsistencias en asuntos “que definitivamente creo que obligatoriamente deben ser por voto nominal. En el numeral 17 del artículo segundo del proyecto de ley se exime de la votación nominal cuando existe unanimidad de una ley y de un acto legislativo. Yo creo que los actos legislativos por su misma importancia no se pueden votar a pupitrazo”.
Por su parte Álvaro Ashton, vocero liberal en Senado, dijo que no se pronunciará sobre el proyecto hasta no conocerlo a fondo, aunque coincidió en que hay asuntos menores que no requerirían voto nominal.
Sin embargo la iniciativa propone que la consideración y aprobación del orden del día sea votada de forma ordinaria, en lo que Ashton no coincide porque, dijo, “el orden del día no es menor y debe tener votación nominal”.

Comments

Accessibility
Cerrar