Cada Acción Cuenta Por: Carlos Alberto Baena López

El pasado 5 de diciembre, la Organización de las Naciones Unidas conmemoró el Día Internacional del Voluntariado, una celebración que data desde el año 1985, cuando la misma ONU viendo la importancia y el aporte mundial que brindaban las personas voluntarias al crecimiento de la sociedad, instó a los gobiernos y a las organizaciones civiles de todo el planeta a reconocerlos anualmente.

Para el Movimiento Político MIRA, es una ocasión especialmente valiosa, pues nos permite, una vez más, dar gracias a los cientos de miles de personas que alrededor del trabajo que hacemos, se suman cada día para brindar su apoyo franco, solidario y desinteresado.

Cuando se ejercen labores como voluntario, nacidas en un corazón sincero y dispuesto, se siembran las semillas para la germinación de una sociedad más justa, pues esto implica hacer a un lado el yo, o el ego, para privilegiar el bienestar de otro.

Ese verdadero voluntariado, supone la existencia de un ser humano comprometido, valiente, atento, servicial, que siempre está pensando a donde quiera que va, en apoyar a los demás, en construir en colectivo, en trabajar en equipo por el fortalecimiento social.

Para las Organizaciones, incluidas aquellas de las cuales hacemos parte, que desarrollan parcialmente sus actividades gracias al soporte de los voluntarios, es un verdadero orgullo y un privilegio cierto, contar con tantos corazones sensibles frente a las necesidades propias de la humanidad, corazones que trabajan desinteresadamente, pero al mismo tiempo convencidos, comprometidos e incondicionales, para ayudar a superarlas.

Lo fundamental del Voluntariado es la acción, y la acción de cada una de las personas que colabora con nosotros, es en extremo valiosa, cuenta muchísimo. Por eso, bien podemos decir que los voluntarios son el alma de lo que hacemos, tanto en Colombia como en el exterior, el Voluntariado no es sólo un brazo, o las manos, sino el alma. ¿Por qué? Porque es la expresión más pura, más natural, más espontánea y más sincera de lo que hay en el corazón de las personas que lideran esta causa. Muestran a cada paso la Renovación Absoluta; son ellos mismos individuos renovados que le sirven al prójimo y que así influencian positivamente sus comunidades.

Gracias a cada voluntario, se llenan de significado acciones que deberían ser cotidianas, como educar, ayudar, atender, escuchar y compartir las personas. Felicitaciones sinceras, para todos, el su día.

Columna impresa:
diariomira1208pag19

Comments

Accessibility
Cerrar