Calor de Hogar. Por: Carlos Alberto Baena López

Próximo está a concluir este año 2015 que trajo consigo tantas experiencias enriquecedoras, en todos los sentidos. Por estos días, se multiplican las reflexiones respecto de lo que se hizo, y de qué manera, para tratar de mejorar en lo que corresponda en el 2016, cuyo inicio ya se vislumbra en el horizonte, como los primeros rayos de sol en la madrugada.

Sin embargo, esta vez más que unirnos a esa corriente, sólo queremos expresar nuestro agradecimiento, sincero y franco, como impronta personal que procuramos consignar en todo cuanto hacemos. En primerísimo lugar, como corresponde, al Creador de todas las cosas, por causa de su buena voluntad, que se ha hecho evidente por doquier.

Junto a Él, dar gracias a todas las personas que sirvieron e hicieron sus aportes, todos ellos en extremo valiosos, para construir en Equipo lo que somos ahora. Participar en política, procurando desde ese espacio resignificar sus contenidos, para que exprese en todos sus ámbitos lo que debe ser: una herramienta al servicio de las comunidades en general, no resulta una tarea sencilla. Sobre todo cuando ponemos todo nuestro empeño para separarnos de lo que allí se conoce como “tradicional”

Pero por encima de estas cosas, queremos que esa palabra tan sencilla, pero al mismo tiempo, y tal vez por eso, tan plena de valor: “Gracias”, llegue muy profundo esta vez a cada persona, a cada familia, a cada hogar.

Por estos días; cuando los sentimientos parecen aflorar con mayor intensidad en algunos; o cuando los recuerdos, finalmente todos ellos hermosos, vienen a la memoria muy vívidos y frescos; se produce una amalgama de alegrías, a veces vestida de nostalgias, que está llamada a convertirse en un torrente de aspiraciones y expectativas.

Ese buen sentir, como si fuese el auténtico calor de hogar, debería embargar cada corazón, y apelando al realismo, desarraigar todo lo que no aprovecha. Las cosas que no son ciertas, ni buenas, ni valiosas, no deberían formar parte de lo cotidiano en el ser.

Como si hubiera en el interior otro espíritu, y viendo siempre las cosas positivamente, mejor resultará para cada uno; encuéntrese en una apartada planicie, en una bulliciosa ciudad, o en el más pacífico paraje; levantar la mirada, para fijarse en los preciosos detalles del camino que le espera delante. Para todos, nuestros mejores deseos en lo que está por venir.

Columna en el Diario del Huila.com: http://www.diariodelhuila.com/opinion/calor-de-hogar-cdgint20151229084743178

Columna en el diario impreso:

diariomira1229pag.19

Comments

Tamaño de letra