Carlos Guevara y su sueño de gobernar en Bogotá

Por: eltiempo.com

guevaraDice que política destinada al beneficio de comunidades es la pasión que lo desvela desde joven.

Sin embargo, Carlos Eduardo Guevara Villabón admite que, si el destino hubiera sido otro, la investigación y la docencia son dos de las vertientes que habría escogido para alcanzar su desarrollo profesional y personal.

El aspirante del Movimiento Político Mira a la Alcaldía de Bogotá no tiene problema en confesar que es pésimo bailarín, lo que no significa que no le guste la música.

“Mis canciones favoritas son Mi bendición, de Juan Luis Guerra; las baladas de Luis Miguel y la salsa de Fruko y sus Tesos”, dice.


Cuando tiene tiempo -muy escaso por el corre corre de la campaña- trata de visitar un buen restaurante para deleitarse con su comida favorita: mariscos y los platos peruanos y tolimenses.

Eso sí, se considera un buen cocinero y sus familiares, colaboradores y amigos cercanos dan fe de ello. Lo que sí tiene muy claro es que nunca volvería a comer torta de menudo ni ancas de rana.

Otros de sus pasatiempos que, por momentos lo desconectan del mundo, son caminar, leer, hacer deporte y compartir el mayor tiempo posible con su familia, integrada por su esposa, sus padres, sus tres hermanos y su mascota Mello, un perrito de raza Beagle.

Justamente, su esposa, Paola Cepeda, está siempre muy pendiente de la presentación personal del joven aspirante, que, dentro de su armario, guarda 40 pares de zapatos y más de 40 corbatas.

Carlos Guevara se declara hincha ferviente de Millonarios y uno de sus grandes sueños es ver a su equipo conquistando la estrella 14 de su historia futbolística.

Igualmente, dice que no cree en los agüeros y que le tiene un profundo miedo a la soledad, aunque confía plenamente en que esto nunca le sucederá.

El carácter de Carlos Guevara tiene dos vertientes permeadas de la formación en su hogar: dice que heredó de su papá, Eduardo Guevara, su vocación de conciliación y de su mamá, Carmen Villabón, la fortaleza ante las dificultades.

Estos dos ingredientes los ha aplicado a pulso en su ascendente carrera política, que empezó a dar sus frutos desde que fue asesor, a partir del 2002, del entonces concejal de Bogotá, Carlos Baena, y cuando asumió la curul en el cabildo distrital en el 2009.

Desde allí, en representación de su movimiento político, tuvo siempre una idea clara: luchar por la ciudad, apartándose de las alianzas con otros partidos.

Dentro de los principales logros de su permanencia en el Concejo, Guevara dice que no se quedaron callados frente al ‘carrusel de la contratación’, crearon proyectos ambientales para la generación de áreas y techos verdes y el acuerdo para la creación de una red de bibliotecas públicas virtuales para Bogotá.

Guevara tiene un sueño: convertirse en el mandatario de los bogotanos.

En su campaña de ocho meses, hizo cerca de 1.200 reuniones en las distintas localidades de Bogotá y nunca participó en debates con los demás candidatos, pero también tiene claro que, si los electores no lo acompañan como él espera, seguirá luchando por ejercer un liderazgo político, porque, según él, hay muchos temas que necesitan una cabeza juvenil, que represente la renovación que necesita la ciudad.

Fe en Cristo
Las creencias del aspirante
La Biblia es el texto sagrado en la vida de Carlos Guevara. Su política y su manera de actuar las basa en los principios cristianos, que heredó de la formación de su hogar. Él se apoyó mucho en su fe cuando pasó el momento más difícil de su vida: conseguir trabajo, luego de salir de la universidad. Sus allegados dicen que el éxito de su ascendente carrera política son su humildad y honestidad y que no sería capaz de tomar un solo peso de los recursos de la ciudad.

Comments

Accessibility
Cerrar