Entre la Paz y un Acuerdo Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

carlos_alberto_baena_lopez-miniatura-1La opinión pública internacional entiende con dificultad el resultado alcanzado a favor del No en el Plebiscito que se votó en Colombia, y en el Exterior, el pasado domingo 2 de octubre de 2016. Mientras lo que para ellos resulta incomprensible, para nosotros es más sencillo. La escasa diferencia que se alzó en contra de lo pactado en La Habana, tiene múltiples porqués, los cuales deben ser interpretados como una oportunidad para seguir adelante.

El triunfo del No en el Plebiscito, en cifras concretas, vislumbra un panorama que ha de ser la ocasión para propiciar un Pacto Nacional más integrador, en comparación con el que ya se encuentra consolidado; de modo que motive el apoyo de los ciudadanos que se opusieron al Acuerdo presente, pero todavía mucho más: Que estimule la confianza, y, por ende, la participación de quienes ni siquiera se manifestaron en las urnas el pasado domingo, pues la abstención resultó, sin exageraciones, dominante.

Además, estamos seguros que el No a lo Acordado, no es sinónimo de un Sí a la permanencia del conflicto armado, y mucho menos, sinónimo de un No a la Paz. Más bien, parafraseando algunas voces de quienes promovían la campaña ganadora, puede tratarse de algo como: “A la Paz Sí, pero No así”.

Por eso, bastante gratos y más que bienvenidos fueron los anuncios, tanto por parte del Gobierno Nacional, como de las FARC-EP, en los cuales reconocieron los resultados, pero yendo más lejos, reafirmaron su voluntad de paz, y su deseo de buscar alternativas que permitan seguir cultivando y construyendo a favor del propósito que es de todos.

Desde el Movimiento Político MIRA, es claro que la coyuntura en la que ha quedado Colombia, se convierte en una valiosa oportunidad para reafirmar una consigna que ha pervivido en nuestra esencia, desde que tenemos memoria. En lo institucional, y en lo personal: Continuamos trabajando y aportando a favor del perdón, de la reconciliación, y del derecho a la vida.

Mientras tanto, se estudian alternativas como la reapertura de las conversaciones, la incorporación de las propuestas de quienes promovieron el No, o la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. Nos corresponde reafirmar ahora más que nunca, que es preciso hacer a un lado las diferencias, cerrar las brechas, y desvanecer los rencores, para hacer de la Paz una práctica constante, cotidiana y más sencilla.

Columna publicada en el diario impreso:

region-365-6-de-octubre-2016-la-paz-y-el-acuerdo1

Nuestro Sí al Plebiscito Primera Parte Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

carlos_alberto_baena_lopez-miniatura-1Esta semana, el Movimiento MIRA inscribió ante el Consejo Nacional Electoral, su Comité Promotor para la Campaña del “SÍ” al Plebiscito sobre los Acuerdos entre el Gobierno y las FARC, que se votará el próximo 2 de octubre. Hoy; en esta primera entrega, de dos previstas; compartimos con Ustedes las razones principales que nos conducen a expresar, como en efecto lo hemos hecho, nuestro apoyo decidido en este momento histórico de la mayor trascendencia para nuestro país

En primer lugar, está el Derecho a la Vida. Para el Movimiento MIRA, la defensa de la Vida ha sido algo fundamental. Siempre, desde el Congreso de la República, hemos presentado proyectos de ley consecuentes con este propósito. Se ha hecho lo propio en asambleas departamentales, en concejos municipales, y en general, en cada cargo, espacio o instancia, de los que hemos hecho parte. Nuestras intervenciones, así como una profunda motivación política, han estado orientadas a defender la Vida.

Entonces, en natural consecuencia, para seguir trabajando por Ella, es esencial votar SÍ al Plebiscito, lo cual es equivalente a dar un paso grande, importante y definitivo en nuestro país, en la dirección acertada por la garantía de este Derecho Fundamental. Esta consigna; la defensa de la Vida de todos los colombianos y colombianas por encima de cualquier consideración; se convierte en una motivación inmensa para avanzar en esta línea.

Si no procediéramos de este modo, estaríamos negándonos a algo en lo que siempre hemos creído, a algo respecto de lo cual siempre hemos desarrollado iniciativas, a algo a cuyo favor siempre hemos elevado nuestras voces.

Igualmente, un Sí al Plebiscito significa defender a las mujeres en Colombia, que siguen siendo la mayoría de las víctimas del conflicto. Para nosotros, la defensa de la Mujer es un fundamento irrebatible de la democracia, y al mismo tiempo, es pilar y esencia misma de la política. Siempre hemos dicho que la política está incompleta sin la participación de Mujer, sin la reivindicación de sus derechos, sin el aseguramiento de la equidad.

Por ese motivo, pensando en la Mujer, y pensando en las víctimas, le damos el Sí al Plebiscito. De otra manera, seríamos incoherentes con uno de nuestros principales estandartes, frente al cual hemos proyectado nuestras acciones durante los 16 años de existencia del Movimiento MIRA: La Defensa de la Mujer.

Columna publicada en el diario impreso:

region-365-15-de-septiembre-de-2016-si-al-plebiscito

 

´´La inseguridad en Transmilenio va en incremento´´ : Carlos Guevara

De igual manera, en  2015 fueron hurtadas 1438 personas en Transmilenio, TM y para el 30 de abril de este año, van 514 personas, en donde se puede reflejar que si las cifras continúan así, para finales de 2016 pueden presentarse más de 1540 hurtos en el sistema, lo que significa un incremento del 7 %, sin estimar las temporadas más críticas del año que son junio y diciembre por el pago de primas. (más…)

¡Con la democracia sí se puede! Por: Carlos Alberto Baena

6jDUNNvo_400x400Colombia está a 26 días de acudir a las urnas, una vez más, y elegir a sus mandatarios locales para Alcaldías, Gobernaciones, Concejos, Asambleas, Juntas Administradoras Locales y Comunas. Son 26 días en las que las estrategias se ciñen a conseguir las votaciones más altas, pero donde también se comienzan a presentar alertas por fallas y posibles casos de fraude.

Por ello, queremos utilizar este espacio para hacer un llamado, a usted, elector, que este 25 de octubre va a ejercer su derecho al voto, a que lo haga con pleno conocimiento de la importancia que tienen estos comicios para el futuro del país; a hacerlo con la plena conciencia de que su voto influirá no solo en las decisiones que se tomen en en su barrio, localidad, ciudad o departamento, sino también en el rumbo que durante los próximos 4 años va a tomar el país en temas locales y distritales.

Votar, es quizá el acto más democrático y responsable que un ciudadano miembro de una sociedad ejerce, pero además es el más valiente, cuando se hace a conciencia y por las propuestas y los lineamientos más acordes a las necesidades de su territorio. Cuando se hace llevado siempre por la decisión propia más no por la decisión o influencia de otros.

Votar, es hacer sentir nuestra voz como colombianos; es mostrar que la política en Colombia no está desapareciendo sino que por el contrario, se está transformando. Es participar en las decisiones trascendentales que nos involucran a todos de una manera directa.

Con el pasar de los días, previos a las elecciones, comienzan a surgir una serie de encuestas, muchas de ellas con parámetros y campos de estudio amplios, como por ejemplo las que miden la intención de voto para alcaldías y/o gobernaciones. Éstas son vitales e importantes para medir y sondear el ambiente político en los territorios. Sin embargo, resulta pertinente también destacar, que no siempre los números dados en dichas encuestas tienen la última palabra, y que no siempre los que registran como favoritos son quienes culminan el proceso como electos.

Es momento entonces de fijarnos más allá de los denominados “voto útil” o “voto en contra”, de asumir como ciudadanos la responsabilidad de elegir, pero elegir bien, no por dádivas ni por remuneraciones, que durante tantos años han distorsionado el deber ser de la política; sino más bien de elegir por convicción, por afinidad, por renovación, por decisión autónoma.

No debemos esperar siempre a que nuestros problemas como sociedad se acrecienten, sencillamente por que pensamos que no se puede hacer nada para solucionarlos, porque estaríamos asumiendo que ya nada es posible. Hoy el llamado es a la acción, a tomarnos las urnas éste próximo 25 de octubre y a ejercer nuestro derecho a elegir y ser elegidos. Hoy el llamado, conciudadanos de todas las regiones del país, es a mantenernos optimistas, con la mente siempre positiva, pero sobre todo con la firme certeza de que con Colombia sí se puede.

Columna en el Diario del Huila: http://www.diariodelhuila.com/opinion/-%C2%A1con-la-democracia-si-se-puede!-cdgint20150929075337104

Portal Web Las Dos Orillas: A Rectificar

SLIDE RECTIFICARRectificación del Portal Las Dos Orillas

Por: septiembre 14, 2015 

En una nota publicada el 9 de julio de 2015 publicada en la sección Al Minuto titulada Líder de la iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo internacional en Guatemala capturado por asesinato y narcotráfico, el portal Las2orillas afirmó que el señor Juan Pablo Sanabria España fungía como líder del movimiento Mira, ligado a la Iglesia de María Luisa Piraquive. Según documentación aportada el señor en cuestión no tiene ninguna vinculación con el Partido Mira de Guatemala -el Movimiento independiente de renovación absoluta solo existe en Colombia- ni con la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional que preside la pastora María Luisa Piraquive, instituciones con personerías jurídicas completamente independientes.

Tuit Carlos Alberto Baena, Presidente de MIRA

 

Tamaño de letra