Columnas de opinión de Carlos Alberto Baena, Ex Senador y Presidente del Partido MIRA,  escritas con una redacción ágil y profunda y un estilo ameno y descriptivo, en las que da a conocer su punto de vista sobre diversos temas relevantes del  país.
A partir de un nuevo enfoque y de manera realista y concreta, Baena plantea y analiza en forma breve las diferentes situaciones, presentando un juicio crítico de los problemas y dando soluciones a través de argumentos y comentarios respetuosos.
Su agudeza crítica y su firmeza y convicción. hacen que sus escritos sean persuasivos y dejen inquietudes y reflexiones en la mente del lector.
Baena fue desde 2001 hasta 2009 Concejal de Bogotá,  habiendo sido elegido en seis ocasiones como el mejor concejal. En 2010 logró ser electo Senador de la República de Colombia.
Se ha caracterizado por ser un fuerte promotor de los derechos de las minorías étnicas, especialmente de las comunidades afrodescendientes en Colombia.

La Otra Reconstrucción Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

Los sentimientos que generan los más recientes acontecimientos sucedidos en Mocoa, la capital del departamento del Putumayo (Colombia), son de todo orden. Hay voces, no pocas, que se refieren a los hechos como una “tragedia anunciada”. En el otro extremo, también con argumentos válidos, señalan que este caso en particular fue de carácter “fortuito”, un hecho aislado de la naturaleza cuya magnitud era imposible de anticipar.

No se puede ignorar el dolor que se transforma en un desafío para personas, familias, gobierno y un pueblo entero que ha perdido a centenares de sus miembros, entre los cuales, aproximadamente, una tercera parte son niños y niñas.

En medio del panorama abrumador, sobresale el espíritu de quienes a pesar de haber perdido todos sus bienes o incluso, seres queridos, expresan su alegría y agradecimiento, pues les fue permitido conservar su vida. En ellos, se notan fuerza y anhelos renovados para salir adelante, en medio de la adversidad que los rodeó.

Por otra parte, es positivo ver la expresión material de solidaridad que se vuelca a favor de los sobrevivientes. Al margen de los millones de dólares que han aportado gobiernos extranjeros y grupos económicos, el sentimiento general de los colombianos que han canalizado sus donaciones mediante colegios, gobierno, organizaciones y fundaciones, es ejemplar. Diariamente llegan toneladas de ayudas a Mocoa, que son indispensables para sustentar, entre todos, estos momentos tan complejos.

Ahora bien, al levantar la mirada con la pretensión de prever lo que resultará necesario en el futuro cercano, se deben tener, cuando menos, dos perspectivas muy presentes. La primera de ellas, y al mismo tiempo la más evidente, debe atender todo lo relacionado con la reconstrucción material que demanda la población afectada y su entorno en general.

La segunda perspectiva planea a largo plazo y sienta las bases para que el futuro sí sea mejor. Es aquella “otra reconstrucción”: La que piensa en las familias desmembradas por los acontecimientos; la que fomenta posibilidades que antes no eran contempladas; la que ayuda a recomponer planes de vida;  la que fortalece los valores individuales y colectivos en la sociedad.

Como algunos líderes del Partido MIRA lo han señalado en días anteriores, se trata de la reconstrucción del Tejido Social, esencial para que la esperanza quede bien cimentada desde su base, por oportunidades para un desarrollo protegido, que pueda encontrar más pronto que tarde, sus mejores versiones y formas de expresión.

Columna publicada en el diario impreso:

/ In En Impresos / By / Comentarios desactivados en La Otra Reconstrucción Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

El sistema de transporte: Debilidad y necesidad Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

Colombia afronta un problema diario, recurrente y que afecta a gran parte de su población, sobre todo aquella que vive en los centros urbanos: La debilidad de sus sistemas de transporte público. A diario, millones de personas los usan por todo el territorio y las quejas sobre la falta de buses disponibles, la incomodidad en el servicio, la inseguridad para los pasajeros y conductores o el insuficiente alcance de las rutas, se han vuelto asunto permanente. La situación está próxima a agravarse, porque las pérdidas que afrontan las empresas operadoras de los “masivos” son multimillonarias.

De acuerdo con los análisis del Partido MIRA en el Congreso de la República, al tomar como base las cifras aportadas por el Ministerio de Transporte y Transmilenio, el déficit, en miles de millones de pesos, es el siguiente: Medellín, 15.664; Pereira, 17.261; Neiva, 27.231; Barranquilla, 95.417; Bucaramanga, 132.000; Cali, 290.519; y Bogotá, 674.738.

Los altos índices de accidentalidad, que involucran a 7 vehículos de servicio público por hora en Colombia, también juegan un papel importante. A esto, se debe sumar la precaria cobertura, que va desde un modesto 19% en Cartagena, hasta un 78% en Medellín, pasando por porcentajes de 32, 41 y 48% en las ciudades más pobladas de Colombia. El panorama, en las demás entidades territoriales, no parece ser mejor.

Por eso, no es extraño que las personas prefieran atender su necesidad de movilidad con la búsqueda de alternativas diferentes. Muestra de ello es que la compra de motos entre los potenciales usuarios de transporte público, se ha incrementado recientemente en más del 60%. También, el uso diario de la bicicleta es una alternativa que cada día cobra más fuerza, frente las debilidades del sistema.

Como quiera que los “Sistemas Estratégicos de Transporte Público” están presentes en otras ciudades, allí no se pueden repetir los errores de los “Masivos”. Los estudios sobre la demanda de pasajeros, deben ser precisos; la planeación y el correcto diseño de las rutas debe atender las necesidades de los usuarios; las condiciones de bienestar y seguridad tienen que ser asunto de alta prioridad.

Pero lo más importante, es el valor de los pasajes. Aquí, es indispensable que se tenga en cuenta la realidad socieconómica de las personas al momento de establecerlo. En definitiva, si los precios son altos, los pasajeros continuarán migrando hacia otras formas de transporte.

Columna publicada en el diario impreso:

Equidad de Género: Del Discurso a los Hechos Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

Con frecuencia se escuchan argumentos a favor de la equidad de género provenientes de personas, instituciones y gobiernos. Como quiera que durante milenios, la mujer ha sido objeto de diferenciaciones injustificadas con base en el único hecho de su ser femenino, estos planteamientos siempre resultan bienvenidos porque ayudan a mantener visible y vigente una problemática cuya existencia es innegable.

Sin embargo, hay que preguntarse cuántas de esas palabras que comunican buenas intenciones, se traslada a resultados que involucren beneficios, traduciéndose en acciones concretas a favor de la mujer, para equilibrar las situaciones desventajosas. Entonces, cuando se mira con detenimiento, la conclusión obligada es que aún queda bastante por hacer desde el barrio o el municipio, hasta las políticas públicas y acciones de carácter nacional e internacional.

De nuestra parte, en el Movimiento MIRA estamos convencidos, no sólo ahora sino desde siempre, del importante rol de la mujer, que no se circunscribe a los campos dentro de los cuales ha sido históricamente confinada, sino en toda área susceptible de la acción y el conocimiento humanos.

En política por ejemplo, es imprescindible que la mujer cuente con oportunidades reales de acceder al poder público en condiciones de equidad y una vez allí, que pueda incidir en la construcción de las decisiones. Sabiendo esto, implementamos el “Sistema Cremallera” combinándolo con las listas cerradas. Esto significa que mujeres y hombres se alternan como candidatos en las listas del Movimiento. Así, cuando son elegidos, se mantiene la paridad en la composición final de los cargos a los que aspiraban.

De este modo se garantiza que la participación de ellas supere la “tercera parte” del total de la lista, que es el mínimo legal exigido en Colombia, y que los hombres, quienes cuentan con una posición tradicional en este campo, no opaquen a las mujeres en un esquema de lista abierta, conduciéndolas “sutilmente” a la exclusión política.

En MIRA, ellas también lideran de manera preferente las candidaturas y ocupan la mayoría de los cargos directivos del Movimiento.

Además, procuramos la proyección de estas buenas prácticas internas hacia otros escenarios, al promover constantemente variadas iniciativas legislativas a favor de los derechos económicos y civiles de las mujeres. Así, cuestiones como la equidad salarial entre géneros, las sanciones al feminicidio, o licencias de maternidad más amplias, hoy ganan espacio entre nosotros, gracias al respaldo normativo que las precede, el cual, años atrás, brillaba por su ausencia.

Columna publicada en el diario impreso:

Diario del Huila

/ In En Impresos / By / Comentarios desactivados en Equidad de Género: Del Discurso a los Hechos Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

De los valores en la política Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

En tiempos de aparente confusión, cuando la información que proviene de las fuentes más diversas colma todo espacio de opinión a causa de la abundancia de sus contenidos, son recomendables la reflexión y el análisis. Esto permite mayor claridad al tomar decisiones y regresar a lo fundamental. El presente de la política en Colombia así lo exige.

La importancia de guardar coherencia entre el discurso y los hechos debe ser ahora, más que nunca, apreciada y dignificada. La Política, una actividad honorable y respetable en sus orígenes, con el paso del tiempo ha perdido esas virtudes. Una de las principales causas de este fenómeno mundial, aunque con mayor incidencia en unos países que en otros, ha sido la decisión de quienes en ella participan y trabajan, de hacer a un lado los valores que deben inspirar su trabajo.

Un primer ejemplo, puede hallarse en la persona que antepone sus pretensiones individuales, sobre las de todo el conglomerado que representa. Naturalmente, esto va en contra vía de la esencia misma de la Política. Quien así quiera proceder, debería dedicarse a otros menesteres, mas no a los asuntos públicos, porque estos demandan que primero sea lo general y luego lo personal.

El segundo, consiste enHacer el Trabajo que, por causa de la labor política, el pueblo ha confiado a sus representantes e instituciones. El ejercicio político, bien entendido y bien hecho, demanda auténtica entrega. Es una vocación real que demanda disposición y actitud permanentes. Cuando este enfoque no está presente, los resultados positivos en beneficio de la comunidad son escasos, o, en algunos eventos, inexistentes.

Y un tercer ejemplo, sin pretender agotar con estos tres todo el panorama, se encuentra en recorrer el camino necesario, sin pretender acortarlo con atajos inapropiados. El éxito en la política, que no siempre equivale a ganar las elecciones, requiere lazos estrechos y sólidos entre la ciudadanía, sus partidos políticos y los representantes. Cuando se exploran vías “más fáciles o más veloces” para establecer estos vínculos, los resultados no traen consigo la satisfacción del deber cumplido, por las deficiencias del procedimiento escogido.

La Política, insistimos, sigue siendo una labor digna que, para colmarla de lo que eso significa y obtener el favor ciudadano, debe ser entendida, y practicada, dentro del marco de los Valores. Esa es la ruta, permanente e invariable, aunque transcurra el tiempo, y también las edades.

Columna publicada en el diario impreso:

Diario del Huila

/ In En Impresos / By / Comentarios desactivados en De los valores en la política Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

Incrementos “Gota a Gota” Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

Las tarifas del agua en Colombia se han incrementado. El valor que las personas pagan por tener en sus casas el servicio público de acueducto y alcantarillado, comienza a sufrir alzas importantes que, en los estratos 1, 2 y 3, se sentirán con mayor intensidad.

La Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico CRA, expidió el año pasado la Resolución 750 subiendo los costos, justificando la medida en mejorar los índices de ahorro y estimular el uso eficiente del agua por parte de todas las familias en Colombia.

Sin embargo, la reducción en el consumo básico de los hogares es más que restrictiva. Por ejemplo, en las ciudades ubicadas por encima de los 2.000 metros sobre el nivel del mar, la Resolución de la CRA indica que las casas en las que utilizan 20 metros cúbicos de agua, sólo podrá disponer de 11.

En el caso del estrato 1 en Bogotá, la primera factura de este año, que está próxima a llegar, se incrementará en un 58% si se consumen los tradicionales 20 metros cúbicos. En dinero, esto equivale a 32 mil pesos más. Dentro de un año, en el 2018, la situación será aún peor, pues el alza será del 105%, es decir, de 56.500 pesos.

El perjuicio alcanzaría, sólo en la Capital de la República, a alrededor de 400.000 familias, prácticamente la tercera parte de los usuarios del servicio. En todo el país, se verían afectados cerca de 8 millones de suscriptores.

Lo que es aún más lamentable, es que la aplicación de esa resolución desconoce la realidad actual respecto del consumo. Luego de la crisis energética, el país sigue haciendo bien la tarea de usar razonablemente el agua. Las metas de ahorro se están cumpliendo con regularidad. Por lo tanto, aunque es cierto y necesario ser cuidadosos en el consumo y el gobierno debe velar porque ese sea el comportamiento general, la reducción de los niveles básicos como se encuentra regulada, se convierte en una medida desproporcionada.

Estas consideraciones nos condujeron, como Movimiento MIRA en el Congreso, a solicitar formalmente a la CRA que derogue la resolución. Mantener vigente la norma, acrecentaría la problemática social y profundizaría la inequidad, pues desconoce la realidad por la que atraviesa el país, mientras que establece diferencias injustificadas con otros usos y estratos del servicio público del agua.

Columna publicada en el diario impreso:

Tamaño de letra