Colombia en el corredor comercial más jugoso del Mundo

30_03_10_senadora_alexandra_piraquive_noticieroPor: Alexandra Moreno Piraquive
Presidente Comisión Segunda del Senado

La aprobación del TLC entre Colombia  y los Estados Unidos se convirtió esta semana en la noticia más importante de los últimos treinta años en materia comercial, al permitir la entrada  en vigencia de un tratado que facilitará a los empresarios colombianos entrar a hacer parte del corredor comercial más jugoso del mundo.

Si bien la noticia ha causado una gran satisfacción, no se puede pasar por alto, que el Gobierno  engavetó los principales proyectos de infraestructura que nos iban  a permitir hacer más competitiva la producción nacional para hacerle frente a un tratado de la magnitud del TLC con EE.UU.

Fue así, como se dejó en el camino la culminación del Túnel de la Línea y la reorganización del sector logístico nacional, que implementaría un sistema multimodal más acorde a las condiciones geográficas y económicas del país, que de haberse desarrollado, nos hubiera ahorrado a los colombianos más de un 20% de sobrecosto de la producción nacional.

El Gobierno desaprovecho un tiempo valioso en replantearse su papel como dinamizador de la economía, como lo expresó algún Ministro, y ahora, tendrá que hacerle frente a una serie de obras de infraestructura y conformar todo un bloque de proyectos de ley para dar cumplimiento a la normatividad acordada en el tratado comercial.

En ese sentido, sectores como el aduanero tendrán que ser modificados en su origen normativo, se deberá ratificar el Convenio de Kioto en Materia aduanera  (Artículo 2 anexo 7 TLC con Suiza y EE:UU.); El país igualmente deberá automatizar las operaciones de comercio exterior en el tema de descargues directos, así como cumplir los compromisos en materia de entrega de envíos urgentes sin tener en cuenta el peso, ni el valor de la mercancía, incluyendo una excepción del pago de tributos ( Artículo 5.7 TLC con EE.UU.).   

No todo será color de rosa, pues son más de una veintena de procesos como los enunciados, los que se deberán adelantar antes de que se dé la partida.
 
Así las cosas, si el país no se levanta del letargo en el que está en materia de infraestructura y  actualización normativa necesaria para cumplir con ese TLC, simplemente, no vamos a pasar de ser una despensa de materias primas costosas y receptores de mercancías y bienes de capital, “es decir en lugar de deleitarnos con el jugoso mercado de los Estados Unidos, vamos a terminar exprimiendo nuestra economía”.

Comments

Accessibility
Cerrar