Definitivamente hay que armarse de valor

images-stories-diego_felipe_rodriguez-106x158Por: Diego Felipe Rodríguez – Se termina este periodo electoral y no deja más que lecciones en el aire, ojala para respirar ese aire toxico de la corrupción y al menos recapacitar sobre lo perjudicial que puede ser la politiquería.

Decir más sobre el tema sería una redundancia, ya muchos han tocado el tema. Pero al final diera la impresión que solo nos queda la impotencia, sin embargo y controvirtiendo esa idea siempre hay una esperanza.

Muchos dicen que somos pequeños, se nos criticó por no participar en los debates y hasta se nos tildo de cobardes, pero en realidad hace falta valor para dar un primer paso, el paso que muchos anhelan. Nos tomamos las calles, le dimos la cara a la ciudad con gallardía dejando los complejos a un lado; enfrentamos los temores y gritamos nuestra presencia.

Carlos Eduardo Guevara y su campaña a la alcaldía hoy le enseña a la ciudad el valor de luchar por alcanzar lo inalcanzable, de paso enseñándole a las elites políticas de la ciudad cómo hacer política.

La independencia es lo más valioso que le podemos ofrecer a la gente, como partido, además porque esa independencia es producto del buen ejemplo, de nuestra ética incorruptible. Un hombre que no se gobierna a sí mismo no es capaz de gobernar un pueblo. Por ello hay que armarse de valor, porque nuestro compromiso con la ciudad no se negocia, los valores y los principios no se negocian. No de dientes para afuera, esto es un compromiso más profundo.

Rompimos paradigmas en la ciudad sobre lo que somos; comenzando por plantear una forma diferente de hacer política, en las calles y no en los medios de comunicación. No venimos de otro planeta, no somos radicales y a diferencia de todo lo que se dice, nuestra política es de inclusión y servicio.

Me siento indignado; sí, pero tranquilo. Porque soy un ciudadano que abrió los ojos a la mentira. No le creo a los medios de comunicación porque mi primer paso, como el de Carlos Guevara, fue por alcanzar lo inalcanzable: recuperar la confianza y el orgullo que me habían arrebatado tantos años de injusticia. Le creo a MIRA porque durante once años me han demostrado el valor de la esperanza.

Comments

Accessibility
Cerrar