Educación de Calidad en Colombia… ¿Ilusión o realidad a largo plazo?

nelsonenriquemoreno_webmiraPor: Nelson Enrique Moreno – La profunda crisis estatal para atender de manera integral el complejo tema de la Educación en el País, logrando mayores partidas presupuestales para las universidades especialmente públicas, con acceso real y cobertura para todos, en un esquema de verdadera calidad, para una Nación que es mayoritariamente joven, hoy nos lleva a pensar que Colombia requiere con urgencia una Reforma Educativa Estructural, sin que con esta se genere un caos mayor al ya existente.

Hoy culminaría en el Congreso de la República la discusión del polémico proyecto de ley de la Reforma a la Educación, presentado y retirado por el Ministerio de Educación Nacional en el que, si bien es cierto se ampliaba la cobertura educativa, vislumbraba una desmejora en la calidad de la enseñanza en los centros de educación técnica, tecnológica y profesional del País.

 

Sin embargo, el punto crítico de todo este asunto no es que existan unos estudiantes que se nieguen rotundamente a la reforma, o que el Gobierno Nacional, luego de presiones por las innumerables e interminables marchas de indignados e inconformes con la medida, retirara el proyecto en la comisión VI del Congreso, punto en el cual se tramitaba la iniciativa legislativa.

El asunto trasciende más allá, y permite entrever una profunda crisis social y política por la cual atraviesa Colombia, en la cual los gobernantes pretenden gobernar con la autoridad que ciertamente se les ha concedido, pero sin atender a las necesidades reales de la población y sin un diálogo que establezca parámetros de equidad en la tomas de decisiones.

Los rectores, estudiantes, profesores y personal administrativo de universidades e instituciones, han puesto sobre la mesa diversos aspectos que invitan a la reflexión nacional, acerca de la educación como valor vital del individuo y transformador de la sociedad.

“Estamos dispuestos a dialogar”, es lo que han asegurado estos actores.

Por su parte, a la fecha, solo hasta esta semana el Gobierno parece ceder, y escuchar a la población académica nacional.

De entrada, la polémica reforma revivió la discusión en relación con la privatización de la educación, la financiación pública que haría cada vez más dependientes a las instituciones oficiales de los recursos que generen por sí mismas o de los que el sector privado invierta en ellas, o del acceso al crédito por parte de los estudiantes y sus familias, entre otros factores.

El asunto hoy latente en medio de la sociedad colombiana es precisamente la discusión de lo mejor para la Educación a corto, mediano y largo plazo para nuestras juventudes, en el gran reto de avanzar en una educación integral, de calidad, con un amplio valor humano y social en el que Colombia tiene mucho por recorrer.

Comments

Accessibility
Cerrar