Equidad y Justicia triunfan con nueva Ley

nelsonenriquemorenoPor: Nelson Enrique Moreno – Con gran asombro observé como el Presidente Santos firmaba una histórica ley para Colombia, la cual entró a regir desde el pasado miércoles, y que penalizará las conductas de segregación social en nuestro País. En este espacio usted conocerá a mayor profundidad la norma.

Con la sanción de ley que penaliza el Racismo y la Discriminación, nuestra Nación se pone a la vanguardia de países como Bolivia, México, Brasil y la Unión Europea, donde ya existe una Ley antidiscriminación.

Afortunadamente, el Congreso y la Presidencia de la República fueron bastante diligentes a la hora de debatir, tramitar y aprobar esta iniciativa legislativa, que sin duda alguna le dará a Colombia un Nuevo Aire en materia social, económica, política y cultural.

Para los menos conocedores de cifras, por ejemplo en el caso de Bogotá, la Capital alberga casi la quinta parte de la población total de la Nación. Según Bárbara Perea, asesora de la Secretaría de Gobierno para las comunidades afrodescendientes del Distrito, existen entre 800 mil y 1 millón de negros, cifra que contrasta con la estimada por el DANE, que sólo reconoce la existencia de 100 mil habitantes afrocolombianos en la Ciudad.

En mi concepto personal, esta es la primera forma de exclusión, cuando se analiza la basta diferencia entre las cifras de una y otra entidad. Además, porque en la Metrópoli colombiana se empiezan a conocer los casos de exclusión y marginalidad hacia todas las personas “negras”.

“No pierda su tiempo en esta empresa, porque aquí negro ni el teléfono”. Con respuestas de esta naturaleza, por ejemplo una mujer no logró ni siquiera acceder a una entrevista laboral. Lo complejo de esto es que a diario, miles de afrocolombianos que buscan una oportunidad laboral ven como se cierran las puertas frente a ellos, por un problema que hace siglos no debería existir.

El senador Carlos Alberto Baena, autor de la iniciativa para penalizar toda conducta de exclusión y segregación racial, asegura que “es una cuestión de saldar una histórica deuda con la población afrocolombiana, que sigue afrontando el racismo, una conducta que además hace que cientos de niños abandonen sus estudios por las burlas de los compañeros, sean maltratados en las calles, y otros ni siquiera puedan obtener un empleo”.

Para Baena López, el 80% de los afrocolombianos vive en pobreza. El Parlamentario, por ejemplo, logró descubrir que en muchos avisos clasificados en distintos periódicos de circulación nacional se publican anuncios de empleos que dicen “NN”, lo cual significa “No Negro”.

La ley, que hasta ahora entra en vigencia, continúa generando debate. El tema no es que sea una Ley Populista, para aparecer en los medios de comunicación o decir “voten por nosotros”. Como lo afirma el senador Baena, es una cuestión de “visualizar el tema y lograr equidad social”.

Sin embargo, el integrante del equipo de coordinación nacional del Proceso de Comunidades Negras (PCN), José Santos Caicedo indicó que, aunque es importante poner normas sobre el tema de la discriminación, no cree que con prohibiciones y sanciones de ese tipo se logre acabar con esas acciones. De otro lado, recientemente la Organización de las Naciones Unidas – ONU le había solicitado al Congreso de Colombia convertir esta propuesta en Ley de la República. Para Gina Escheback, reportera y columnista de SoyPeriodista.com, en su artículo “Negra Soy” señaló que “para mí, el partido MIRA la sacó del estadio con este proyecto de ley, que no solo nos cobija a los grupos étnicos, también a todo aquel que sea discriminado por su color, elección sexual, religiosa o política, penaliza con cárcel, y aunque puede ser excarcelable, si reseña en antecedentes judiciales y sanciona con multas económicas”.

“Queremos equidad en la sociedad” es lo que ha sostenido el senador Carlos Baena en todas las entrevistas que al respecto le han realizado.

En lo personal, estoy seguro, esta norma hará que muchos reconozcan los derechos y deberes que frente a la población afrocolombiana se tenga. Sin embargo, también sé que la legislación no lo es todo, sino que esto es un proceso cultural que todos debemos adoptar, en el que la equidad y la justicia se practiquen, a fin de lograr una Renovación Absoluta en la sociedad, en la cual todos hagamos parte y ninguno sienta vulnerado sus derechos por su color de piel, su forma de expresarse, de sentir o incluso de percibir la vida.

Comments

Tamaño de letra