Gobierno Santos se demoró en declarar Emergencia Carcelaria

Como lo recomendamos hace cerca de un año , el Gobierno Nacional declaró hoy de manera tardía la Emergencia Carcelaria, afirmó el Senador Carlos Alberto Baena del Movimiento Político MIRA.

En el debate de control político que realizamos el 15 de agosto de 2.012 le solicitamos al Ministerio de Justicia que no tomara medidas a corto plazo sino que por el contrario atacara de fondo los problemas de hacinamiento en los centros penitenciarios del país.

Estamos ante una inminente amenaza de orden público y social, derivada de un pésimo manejo carcelario, que se ha originado por falta de voluntad política, negligencia administrativa, corrupción, un lento y débil sistema judicial y falta de políticas de rehabilitación de los internos.

Durante varios años el gobierno solo se ha preocupado por llenar las cárceles y hoy parecen “galpones de pollos” con pésimas condiciones para seres humanos: hacinamiento hasta del 400% en algunas de las 142 cárceles del INPEC, establecimientos de mero encierro y no de rehabilitación, muertes y deterioro en la salud de los internos derivados de una deplorable atención médica, escases de guardianes, índices de reincidencia del 30%, cárceles sin servicios públicos y en algunos casos con agua no apta para el consumo humano, entre otros problemas.

Descongestionar los trámites de libertad pendientes, apropiar los recursos necesarios para aumentar los cupos y garantizar los procesos de rehabilitación, cumplir con la protección de los derechos humanos, procesos meritocráticos en la selección de los profesionales y guardianes que laboran en las cárceles, construir hospitales o clínicas penitenciarias, fortalecer los programas de rehabilitación de drogadictos, crear un programa de pasantes y voluntarios, crear jueces de descongestión de ejecución de penas, establecer una auditoria conformada por los tres poderes, la Defensoría y la Procuraduría, ordenar un programa especial de atención en servicios públicos y definir un sistema de priorización de cupos penitenciarios, son algunos de las reformas que permitiría decretar la emergencia social.

Consideramos que la Emergencia Carcelaria debe ir acompañada por un estado de Emergencia Social que revista de facultades especiales al Gobierno y que le permita superar una crisis carcelaria que ha degradado la vida de los reclusos en nuestro país.

Comments

Accessibility
Cerrar