Más conciencia y precaución Por: Carlos Alberto Baena López @Baena

Durante las próximas semanas, con ocasión de las festividades que se acostumbra realizar en casi todo el mundo, relacionadas con el fin del año y el comienzo de uno nuevo; además de la temporada vacacional que es generalizada y coincide con estas fechas, confluyen un sinnúmero de actividades que, más allá de las tradiciones, invitan a la ciudadanía a tomar conciencia de sus actos, así como a incrementar las medidas preventivas para evitar situaciones lamentables.

Un error que al parecer no cede en la medida necesaria, es la decisión de conducir vehículos bajo los efectos del alcohol o de los estupefacientes. A pesar de que las sanciones penales y administrativas se han aumentado considerablemente, gracias a las medidas legales recientes, en cuyo fortalecimiento el Movimiento MIRA ha tenido bastante que ver, las personas continúan poniéndose al volante en estas circunstancias, ignorando las trágicas consecuencias que ocasionan permanentemente. Tanto ciudadanos como autoridades, deben incrementar su nivel de compromiso, evitando así nuevos incidentes de esta clase.

Pero éste no es el único caso que demanda la atención por esta época. Por ejemplo, el uso de parques temáticos y recreativos o de piscinas, que aumenta notablemente durante los meses de diciembre y enero, requiere actitudes responsables y conscientes por parte de quienes visitan esas instalaciones y, naturalmente, de quienes las administran. Los debates y las iniciativas legislativas se han presentado de tiempo atrás y en reiteradas ocasiones por los congresistas del Movimiento MIRA, pero cada persona puede hacer algo más. Sobrecupo, exceso de confianza, pasar por alto las reglamentaciones o el menor descuido de los padres o cuidadores, generan de forma recurrente hechos que lamentar.

De otra parte, las quemaduras por manipulación de pólvora se podrían evitar, si hubiese mayor responsabilidad entre quienes se exponen a operar esta clase de artefactos, o permiten que otros lo hagan.

Sumado a lo anterior, estamos seguros que es indispensable hacer de la Convivencia con Respeto una práctica cotidiana, pues para nadie es un secreto que la intolerancia, el desconocimiento de los derechos ajenos, o la incapacidad de “ponerse en los zapatos del otro”, pueden llevar a que se den hechos dolorosos, cuánto más por estos días, en los cuales, para muchos, sentimientos muy diversos suelen aflorar. Por eso, como dijimos al principio, se requiere más conciencia y precaución. A veces bastaría estar atentos y no dejarse llevar por las circunstancias.

Columna publicada en el diario impreso:

Comments

Accessibility
Cerrar