MIRA apoya proceso de paz pero insiste en que no se negocie en medio de la guerra

Respaldo total al proceso de Paz que inició el Presidente de la República Juan Manuel Santos con las FARC, dio hoy el Movimiento Político MIRA, a través de su Presidente, el Senador Carlos Alberto Baena.

Acompañamos el “Acuerdo general para la terminación del conflicto”, pero esperamos que en el corto plazo las dos partes pacten un cese al fuego que le brinde confianza y tranquilidad al pueblo Colombiano. No podemos negociar en medio de la guerra”.

Entendemos las razones del Presidente de mantener discreción en los diálogos en Noruega y en Cuba, pero le solicitamos que vincule a la sociedad civil y que mantenga informado a todo el país. Invitamos a las partes a que a medida que avance el proceso, entreguen gestos de paz, como la liberación de secuestrados.

Desde la Renovación Absoluta se considera que los cambios sociales no provienen de las instituciones formales únicamente, sino principalmente del cambio en las actitudes y comportamientos de los individuos. Sólo así lograremos la verdadera paz.

La solución al conflicto debe cumplir con criterios de veracidad (es decir, transparencia, legalidad y participación comunitaria), coherencia (no repetir los errores del pasado) y practicidad. Precisamente, porque debe ser práctico, debe iniciar con un cese de hostilidades que deje ver a los Colombianos beneficios concretos.

El proceso debe ser solidario con la gente, justo con los actores armados y el Pueblo (si hay amnistías, que sean con garantías y castigando propiamente los crímenes de lesa humanidad) y leal, que quiere decir confiable y visible.

 

 
MIRA apoya proceso de paz pero insiste en que no se negocie en medio de la guerra.
 
Respaldo total al proceso de Paz que inició el Presidente de la República Juan Manuel Santos con las FARC, dio hoy el Movimiento Político MIRA, a través de su Presidente, el Senador Carlos Alberto Baena.
Acompañamos el “Acuerdo general para la terminación del conflicto”, pero esperamos que en el corto plazo las dos partes pacten un cese al fuego que le brinde confianza y tranquilidad al pueblo Colombiano. No podemos negociar en medio de la guerra”.
Entendemos las razones del Presidente de mantener discreción en los diálogos en Noruega y en Cuba, pero le solicitamos que vincule a la sociedad civil y que mantenga informado a todo el país. Invitamos a las partes a que a medida que avance el proceso, entreguen gestos de paz, como la liberación de secuestrados.
Desde la Renovación Absoluta se considera que los cambios sociales no provienen de las instituciones formales únicamente, sino principalmente del cambio en las actitudes y comportamientos de los individuos. Sólo así lograremos la verdadera paz.
La solución al conflicto debe cumplir con criterios de veracidad (es decir, transparencia, legalidad y participación comunitaria), coherencia (no repetir los errores del pasado) y practicidad. Precisamente, porque debe ser práctico, debe iniciar con un cese de hostilidades que deje ver a los Colombianos beneficios concretos. El proceso debe ser solidario con la gente, justo con los actores armados y el Pueblo (si hay amnistías, que sean con garantías y castigando propiamente los crímenes de lesa humanidad) y leal, que quiere decir confiable y visible. 

Comments

Accessibility
Cerrar