“Sólo soy un ser humano”: El Ángel de Queens

muoz_pereiraYo quiero una foto con él”, “¿él es Jorge Muñoz? ¡ahh!”, “Yo quiero ver al ángel”, fueron algunas de las expresiones de la gente que ayer esperaba, veía y se acercaba al Ángel de Queens, que estuvo en Pereira, su ciudad natal, en la celebración de los 10 años del Mira.
Este pereirano condecorado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con la Medalla Mérito Ciudadano, se le vio emocionado cuando cantó el himno nacional de Colombia y advierte que no se siente como un ángel, sino que es un simple ser humano. latarde Su grandeza de corazón empezó a expresarla desde niño cuando ya se preocupa por el hambre de los demás.

“Cuando tenía siete años un adulto llamó a la puerta de su casa pidiendo comida cuando ya toda había sido repartida; pero Jorge le regaló su plato, dejando a su madre asombrada, con la convicción de que Jorge sería un hombre grande en bondad”, recuerda doña Amparo Salazar, que lo conoce desde niño.

Su figura y sus actos siguen inspirando tranquilidad y bondad. Por eso ayer se escuchaban suspiros de la gente que lo veía y sabe la labor que hace en Estados Unidos.

Sonrisas, no hambre

Desde hace más de 30 años, Jorge no recuerda bien la fecha, se fue para Estados Unidos en busca de un mejor futuro, y lo logró, pues aprendió inglés, estudió, se graduó, sus hermanos hicieron lo mismo, y hoy tienen trabajos seguros y estables.

Hoy conduce un carro escolar durante el día mientras su madre prepara los alimentos que va a ofrecer por las noches a todos los que tengan hambre.
“Pienso que los ángeles están en el cielo, yo soy un ser humano nada más, que llevo siempre un pensamiento que mi mamá me enseñó: si usted comparte está bien con Dios. Me siento afortunado y bendecido por Dios porque tengo la oportunidad de brindarle un plato de comida a alguien y todos los días me llevo para mi casa 120 sonrisas arrancadas al hambre”, dice con gran satisfacción.

Todas las noches

Hace seis años, Jorge se puso en esta labor de dar comida a los jornaleros: gente que se para en las esquinas a esperar que alguien necesite que le arreglen una fachada, que destapen la tubería, que requiera limpieza, y lo contrate sólo por un día. También a indigentes, pordioseros y desempleados afectados por la crisis.

“Gente que tiene que escoger entre pagar renta y pagar comida. La gran mayoría son latinos pero he conocido de diferentes nacionalidades: nigerianos, haitianos, brasileros, hindúes, orientales, rusos, chinos. El hambre no tiene ni fronteras ni nacionalidad”, comenta el Ángel que decidió hace tres años hacer una fundación para que la gente que hace donaciones también se beneficie con la rebaja en los impuestos.

Su fundación se llama “An Angel in Queens (Un Ángel en Queens)”, gracias al nombre por el que ha sido reconocido desde hace tres años, cuando un periodista de The New York Times se acercó a él para contar su historia, por primera vez.

Comments

/ In Risaralda / By / Comentarios desactivados en “Sólo soy un ser humano”: El Ángel de Queens
Tamaño de letra