Si así nos comportamos, es porque así nos ambientamos…

mirasocorromadresPocas veces los seres humanos pensamos que el resultado de muchos de nuestros comportamientos está asociado al hábitat o entorno que nosotros mismos construimos, tanto como el ruido, la temperatura, la contaminación visual, entre otros; algunos los podemos controlar otros no.

Lo que sí es claro es que todos inciden directamente en la salud física y psicológica; sin embargo ese es uno de los consecuentes que debemos soportar cuando nuestras poblaciones empiezan a crecer y más aún cuando no nos preparamos para afrontarlas. Así podríamos decir que los factores que mayor predisponen a los seres humanos son: el ruido y las vibraciones desencadenantes de cefaleas irritabilidad, cambios de humor y alteración en el rendimiento de la concentración. La temperatura y las condiciones atmosféricas alteran el bienestar, las relaciones sociales y el rendimiento; el calor excesivo produce irritabilidad y cansancio; la lluvia, el sol, el frío inciden sobre el estado de ánimo y relaciones sociales.

La contaminación física o química desencadena depresión, insomnio, melancolía, agresividad, no permite el rendimiento en ciertas actividades de rutina diaria; la contaminación por la luz o la oscuridad también puede generar alteraciones en la vida social y laboral de las personas; y ni que decir de otros factores radioactivos que afectan directamente procesos biológicos y los estados de ánimo.

Si estos son los condicionantes creo más mínimos que consideran las personas, que diríamos de otros que estamos arrasando tales como las fuentes hídricas, árboles que nos proveen el oxígeno, páramos, reemplazamos bosques por edificios; ni más ni menos que vida por dinero. Pero como la conducta siempre está sujeta a corrección les invito a sentir propio nuestro hábitat, nuestro el entorno, sometidos si a la contaminación del entorno, pero sometidos a cambio para poder vivir.

Comments

Accessibility
Cerrar