¿Todos los campesinos celebraron su día?

Vocera ALCEl pasado primero de junio se celebró el día del campesino. Sin embargo, los campesinos colombianos vieron transcurrir su día, como uno más. Planes y promesas del gobierno en remojo.Poca atención a sus necesidades básicas de salud, educación y servicios públicos. Muchos, atemorizados, lo pasaron escondidos de las balas y las agresiones de grupos armados al margen de ley. Otros, casi cuatro millones, soñando con volver al terruño del cual fueron desplazados un día.

Si en las ciudades, no se contara con los productos que el campesino colombiano día tras día cultiva y tuviéramos que importarlos, seguramente la canasta familiar sería aún más costosa. Si en los restaurantes, clubes y demás sitios glamurosos y sofisticados de las grandes ciudades no se contara con los frutos y hortalizas del campo, seguramente los alimentos serían elaborados con productos hechos en laboratorios químicos y su costo sería aún mayor.
Si el trabajo de los campesinos tuviera un justo pago, seguramente tendrían dinero suficiente para vacaciones, la educación de los hijosy uno que otro antojo suntuario. Pero la realidad es otra. El campesino está hoy en las ciudades, en zonas suburbanas luchando cómo sobrevivir, ante la lentitud de un estado que no genera respuesta efectiva y oportuna a sus necesidades. Las políticas públicas que permitan la recuperación del campo y la dignificación del campesino no se ven.

Como vocera del Movimiento Político MIRA en el Quindío, queremos decirles a nuestros campesinos, no precisamente que les felicitamos en su día.
Más bien les decimos: colombianos del campo: MIRA está con ustedes y lamenta la situación que de siempre han sufrido por el descuido histórico de los gobiernos. Reconocemos y exaltamos su labor en el desarrollo del país.

Nuestro Movimiento, en su propósito de conseguir una patria más justa con TODOS los colombianos, ahora, desde el Congreso de la República, buscará con tenacidad que sea aprobado un proyecto de ley, cuyo autor es el senador quindiano Carlos Alberto Baena, el cual busca dignificar a las familias campesinas, que haya sostenibilidad del campo y bienestar de sus pobladores mediante el acceso a beneficios sociales, educativos y de capacitación. El proyecto incluye, además, un censo que permitirá identificar y certificar a cada integrante del sector agropecuario y garantizarles un salario mínimo mensual.

Se busca igualmente que el Gobierno cree de una Caja de Compensación Familiar Campesina, la cual ofrecerá a sus afiliados y beneficiarios, diferentes programas de servicios sociales de acuerdo con sus necesidades y a las zonas geográficas en las que están ubicados, tendientes al fortalecimiento de la educación, capacitación, cultura, recreación y vivienda.

Que los jóvenes campesinos no sean obligados a prestar el servicio militar y que a cambio se cree el Servicio Social Agrario, como una opción para que ellos permanezcan en sus territorios y actividades agropecuarias contribuyendo a la sostenibilidad del campo y así garantizar el relevo generacional de nuestra población campesina.

Consideramos que es este el mejor regalo que puede dársele a una comunidad, que ha estado olvidada y tenida como de tercera, en la cual el 62 % es pobre y el 25 % vive casi en la indigencia.
El Movimiento Político MIRA como autor de esta iniciativa hará todo lo que esté a su alcance para buscar el apoyo del Congreso en pleno y convertir este proyecto en una realidad que, finalmente, dé el estatus que nuestros campesinos merecen, tal como sucede en los países desarrollados.

Comments

Accessibility
Cerrar